He leído casos de atletas que se pasan a la dieta sin gluten. ¿Cuál es la razón?

Eliminar el gluten de las dietas deportivas ha recibido gran atención tras las hazañas de estrellas de alto perfil que han confesado adherirse a restricciones en consumo de trigo y otros cereales con gluten. Casos como los de Novak Djokovic, Dana Vollmer u otros atletas profesionales son ampliamente conocidos dentro del mundo del deporte, pero no siempre la forma en cómo la relación gluten - desempeño deportivo se estableció como fórmula ganadora para ellos.

En la obtención de energía, el cuerpo sintetiza los carbohidratos de trigo en azúcar, lo que obstaculiza el quemado de grasas durante la actividad física.

Estudios sugieren que, durante el entrenamiento, las paredes internas del tracto gastrointestinal se debilitan por el calentamiento natural de la actividad física. Como en los casos de celiaquía, la membrana interna se lesiona y es lo que en algunos atletas genera malestares intestinales, diarreas, flatulencias, reflujos o náuseas, y una propensión a gripes tras competencias o durante un training intenso.

Ante los microtraumas articulares y musculares, el gluten, un agente interferente, inhibe el proceso de recuperación física, pues retarda la respuesta antiinflamatoria del organismo después del ejercicio (tal como afecta en la absorción de nutrientes).

Las razones por las que un atleta de alto desempeño elige prescindir del gluten en su ingesta de carbohidratos son:

  • Necesidad de rápida recuperación física.
  • Sustitución de fuentes de energía por carbohidratos que generen menos azúcares.
  • Reducción de grasas y control de peso, para mejorar agilidad y flexibilidad.
  • Disminución de la sensación de fatiga crónica, somnolencia o antojo por carbohidratos que disminuyan su performance deportivo.
  • Elevar su capacidad de resistencia física, por tiempos más prolongados.
  • Lucidez y claridad mental en situaciones físicas extremas.

No obstante, si usted está evaluando asumir una dieta sin gluten para mejorar su performance o sentirse mejor en los entrenamientos, es ideal consultar con un médico especializado, nutricionista o deportólogo, la conveniencia de esta dieta y los beneficios que pudiera o no traerle. Como todo en el deporte, el secreto radica en mantener una alimentación balanceada y saludable en conjunto con una rutina deportiva disciplinada y consciente.