Experimento algunos de los síntomas indicados. ¿Soy celíaco?

Existe una categoría de personas que aunque no llega a manifestar la gravedad de muchos de los síntomas de la celiaquía sí sufre de varios padecimientos ligados a la absorción intestinal de prolaminas. Este grupo de personas forma parte de lo que se conoce como "sensibles al gluten", una variante que, aunque no igual a la enfermedad celíaca, presenta varios de los síntomas asociados a una reacción alérgena en el tracto intestinal por ingesta de esta proteína.

El doctor Alessio Fasano, investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, explica que la celiaquía y la sensibilidad al gluten hacen parte de una gama de trastornos alimentarios en los cuales se distinguen, por un extremo tradicional, a los celíacos, y por el otro, a las personas que pueden comer pizza, pastas, panes o tomar una cerveza. Sin embargo, queda en el medio de ambos grupos un amplio rango de personas que por consumo constante de gluten sufren de síntomas que van desde los de carácter gastrointestinal, como la diarrea, el meteorismo, los reflujos gástricos y los dolores abdominales, hasta los extraintestinales, que varían entre la dificultad prolongada de concentrarse, la somnolencia, la cefalea, los eczemas, la anemia, el cansancio crónico y hasta la depresión.

Para un diagnóstico certero que permita descartar o confirmar que se padece de celiaquía, es necesario acudir a una cita con un médico especializado para levantar un perfil y despistaje de síntomas que comprenden desde exámenes de laboratorio hasta una histología del yeyuno para confirmar la presencia de lesiones relacionadas con la enfermedad celíaca.

Sólo con las evaluaciones médicas pertinentes, usted podrá identificar si sufre de celiaquía o si padece de sensibilidad al gluten, que aunque menos adversa en su sintomatología sigue siendo de especial interés para los estudiosos de la salud pública, pues constituye un fenómeno denotativo de cómo el consumo de gluten en el último par de siglos se ha incrementado por varios factores económicos como la predominancia del trigo en la oferta de carbohidratos presentes en los automercados del mundo, el abaratamiento de las harinas por la industrialización de los procesos de molinado, y el empleo del gluten como agente modificador, conservante y aglutinante de varios productos, entre otros.