¿Cómo cocinar la pasta sin gluten?

Prestamos atención en brindarte la información más precisa en torno a la cocción de Pasta El Dorado para todas sus presentaciones.

Partiendo de los dictámenes culinarios tradicionales, existe una regla clásica ampliamente difundida que establece que, por cada 100 gramos de pasta a preparar, se debe hervir primero un (1) litro de agua y agregar sólo 10 gramos de sal.

Muchas personas ignoran esta regla y emprenden el proceso de cocina con resultados que varían de acuerdo con la experiencia o gusto de la persona, y sin que ello signifique que está bien o está mal prepararla de tal o cuál modo. No obstante, la forma universal de cocinar la pasta inicia con la aplicación de este precepto y, aunque haya quien no lo siga, la práctica de cocineros más expertos siempre está muy cerca de cumplir (inclusive en un cálculo a ojo) con la proporción antes expresada.

De este modo, se debe hervir el agua con la sal (recomendamos lo haga en una olla con tapa, no sólo para un rápida ebullición sino por ahorro energético) y desaconsejamos el uso del aceite o la mantequilla como aditivo para este paso (no sólo porque no se necesitan, sino porque forman una película de la cual ampliaremos en detalle).

Al hervir el agua, agregue la pasta y deje cocer por el tiempo indicado en el paquete, dependiendo de si es Pasta El Dorado de maíz, arroz o quinoa. Actualmente la información de los tiempos de cocción en el paquete viene detallada de la siguiente forma:

  • Maiz: Penne 10-11 minutos; Fusilli 10-11 minutos; Gnocchi 12-13 minutos.
  • Arroz: Penne 9-10 minutos; Fusilli 9-10 minutos.
  • Quinoa: Sedani 8-9 minutos; Fusilli 8-9 minutos.

Se desalienta el uso del aceite durante la cocción pues hace a la pasta impermeable al sabor de la salsa que le acompañará (además, si se sigue un poco de cerca la regla de proporciones antes sugerida, o si usted está removiendo periódicamente la pasta durante la cocción, verá que no hay realmente motivos para usar ninguna grasa adicional pues la pasta no se pega y su ingesta será más saludable).

Como buena práctica culinaria, se sugiere ir probando la consistencia de la pasta durante la cocción y guiarse por la preferencia en textura y sabor. Aunque el paquete sugiere un tiempo de cocina, es siempre mejor ir probando la pasta hasta que se logre la contextura deseada. Nosotros, por tradición italiana, le sugerimos comer la pasta siempre al dente.

Una vez logrado el tiempo justo de cocción, escurra la pasta en un colador, pero nunca bajo un grifo abierto de agua fría. No tiene sentido gastronómico y hará que la pasta pierda su sabor, aún cuando ésta se esté preparando para un plato frío. 

Escurrida la pasta, puede en este momento mezclarla con la salsa que previamente haya preparado.

Tenga en cuenta que la mejor forma de servir un plato de pasta es cuando la salsa ya se encuentre lista y la pasta esté recién escurrida. Si esto no ha sido previsto de este modo, es posible que entonces un chorrito de aceite de oliva, mantequilla, margarina u otro aceite vegetal le sea útil (pese a la anterior observación) para mantener a la pasta sin pegarse mientras se completa la cocción de la salsa, o en los casos en que se esté reservando la misma (y sus ingredientes acompañantes) para el momento del servicio.